Hidróxido de sodio


También conocido como sosa cáustica, o soda cáustica, el hidróxido de sodio es un compuesto iónico, inorgánico, sólido, blanco e inodoro, integrado por moléculas de sodio, hidrógeno y oxígeno. Es altamente corrosivo.

Es representado con la fórmula NaOH.

Tiene altas propiedades higroscópicas (absorbentes de agua). Por las cuales, es capaz de absorber la humedad contenida en el aire, por lo que su almacenamiento debe darse en sitios secos.

Otra de sus más importantes propiedades es la solubilidad en agua, gracias a la cual, tiene gran potencial para usos en productos líquidos como detergentes y jabones.

Usos del hidroxido de sodio

Preparación

Toda la fabricación de hidróxido de sodio se obtiene artificialmente por los procesos químicos tales como la causificación, donde las moléculas de hidrógeno, oxígeno y sodio reaccionan (por ejemplo, hidróxido de calcio y carbonato de sodio); así como por la electrolisis de soluciones de cloruro sódico.

Ver también: Citrato de sodio.

La Causificación sucede de la siguiente manera:

Ca(OH)2 (aq) + Na2CO3 (aq) → 2 NaOH (aq) + CaCO3 (s)

La Electrolisis de cloruro sódico (NaCl):

  • Ánodo: 2Cl→ Cl2 (gas) + 2e
  • Cátodo: 2H2O + 2e→ H2 + 2OH

Una vez producida la electrolisis, se desprende gas de Cl2 y se quedan en la solución los iones de hidróxido (OH) para combinarse con los cationes sodio (Na+) que hay en la solución (procedentes del cloruro sódico) formando hidróxido de sosa.

Historia del Hidróxido de Sodio

A finales del siglo XIII, la receta de su preparación fue descubierta por fabricantes de jabones en un libro árabe llamado Al-mukhtara, compilado por el rey de Yemen, en ese entonces al-Muzaffar Yusuf ibn ‘Umar ibn’ Ali ibn Rasul († 1295), constituyendo así, el jabón como su primer propósito.

De este recetario también se obtuvo una mezcla para obtención de hidróxido a partir de agua, solución alcalina de cenizas de plantas ricas en sodio y cal viva.

Más tarde en Europa, en el año 1791 fue patentada por el químico y cirujano francés Nicolás Leblanc (1742-1806) como proceso productivo masivo de carbonato de sodio, a partir de cenizas de sodio.

No obstante, se ha desplazado este proceso en el siglo 20, por la electrólisis de cloruro de sodio, quedando actualmente como principal.

Usos

Médico

Actualmente, se utiliza la sosa cáustica para ayudar a fabricar medicamentos y productos farmacéuticos de uso básico, desde analgésicos comunes como la aspirina hasta anticoagulantes.

También se emplea para medicamentos que ayudan en la reducción del colesterol.

Detergentes

Uno de los usos más comunes del hidróxido de sodio, es definitivamente la limpieza de hogares e instalaciones, pues se usa ampliamente para fabricar múltiples jabones y detergentes utilizados en hogares y aplicaciones comerciales.

Se usa, por ejemplo, para fabricación de blanqueadores y químicos especiales para limpieza de drenajes, convirtiendo la grasa presente en jabón que fácilmente puede disolverse en agua.

Alimentos

  • Se usa para el curetaje de aceitunas.
  • Procesamiento de chocolate, colorantes de caramelo y espesamiento de helado.
  • Para dorar pretzel’s, y rollos de legía, propinándoles la sensación crujiente.
  • En comidas tradicionales chinas y filipinas, para dulces y fideos.
  • El agua de lejía, se usa para pescados en Noruega y harina de maíz en la comida tradicional mexicana.
  • Se usa para quitar la piel de algunas verduras y frutas para enlatar.
  • También sirve como conservante para prevenir el crecimiento de moho y bacterias de los alimentos.

Papel

Sirve muy bien para diversos procesos de fabricación a partir de madera y reciclaje de papel tratándose con esta sustancia.

  • Aplicando soluciones de sulfuro de sodio e hidróxido de sodio, se deja la celulosa de la madera sin los residuos no deseados, dejando pura, una base para papel.
  • El hidróxido sirve en reciclaje para separar la tinta de las fibras del papel y puedan quedar limpias para su reúso.
  • Es útil para refinamiento de la propia madera, limpiando y blanqueándola para productos de carpintería, como muebles y armarios.

Todo sobre el uso del hidróxido de sodio

Energía

Tiene usos muy interesantes en este sector, desde la producción de pilas para combustible limpio que, a su vez sirven para transporte: manipulación de materiales, aplicación estacionaria y respaldo de energía; hasta el uso de resinas epoxi para producción de energía en turbinas eólicas.

Otros usos

Entre otros procesos industriales, sirve para fabricación de rayón, spandex, explosivos, pinturas, vidrios y cerámicas.

En la industria textil sirve para fabricación de tintes, aplicación sobre telas de algodón.

Por último, es útil para la limpieza y procesamiento de metales, recubrimiento de óxido, electrodeposición y extracciones electrolíticas.

Contraindicaciones

Dado a sus propiedades corrosivas, la exposición a la sosa cáustica en su forma sólida o en solución puede ser muy peligrosa, causando graves irritaciones en piel y ojos.

Por este riesgo, existen límites y pautas exigidas por Centros e Institutos de Seguridad a los trabajadores que deban exponerse a hidróxido de sodio, con la finalidad de protegerles de los riesgos, ya sea de su transporte, envasado, almacenamiento, derrames, eliminación.

Entre los riesgos listados por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los EE.UU. (OSHA) se encuentran:

  • Ulceración de fosas nasales.
  • Irritación de la piel, ojos y vías respiratorias.
  • Neumonía.

Para evitar estos daños, el límite pautado máximo de exposición es de 2 mg/m3 TWA (peso molecular).

Los niveles permitidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) del hidróxido de sodio como aditivo en alimentos es inferior al 1%.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…